Familiar y Pareja

familia y pareja

El trabajo con las familias y parejas se centra en potenciar los recursos para superar sus dificultades o el malestar psíquico de alguno de sus miembros.  Las relaciones con las personas significativas van asociadas a conflictos, algunos pueden perpetuarse y dificultar el desarrollo personal.

El objetivo es reconocer los lazos de familia, amistad, trabajo, pero no confundir la relación con la identidad. A través de una definición de los límites con una conexión emocional sin necesitar al otro para ser uno mismo. La comunicación aparece como eje central de la terapia, ya sea lenguaje hablado o no.

FAMILIAR:

Acuden familias con dificultades ante las nuevas circunstancias o por estar en etapas de transición:

  • Familias con hijos/as adolescentes o jóvenes que manifiestan en sus proyectos de vida falta de responsabilidad, respuestas agresivas, conductas de riesgo,…, y los progenitores se perciben desbordados.

  • Familias con niños y niñas y con falta de acuerdo en las pautas de crianza entre los padres hasta llegar a situaciones críticas; problemas de conducta en el centro escolar, relaciones sociales complicadas, miedos crónicos,…

  • Familias con enfermedades crónicas y situaciones de dependencia, por situaciones traumáticas o por acumulación de situaciones estresantes.

  • Familias con problemas de adicciones y dependencias.

  • Familias separadas, reconstituidas, mono- parental -marental, adopciones o acogimientos.

  • Familias con pérdidas vitales traumáticas o inesperadas: muerte de familiares, rupturas de parejas, cambios o pérdida de trabajo,….

PAREJA

En el ciclo de la relación de pareja se pasa por varias fases, dos de ellas imprescindibles enamoramiento y el amor y otras dos que pueden presentarse o no, el desamor y el litigio (Juan L. Linares, 2010).

El espacio terapéutico ofrece un reconocimiento de las necesidades diferentes de cada uno de los miembros, dentro de un contexto complejo y cambiante en el que transcurre la vida de ambos, además centrar la construcción conjunta de su relación o de su separación.

Las parejas traen al centro:

  • Vivencias de desencuentros; en la convivencia, en los acuerdos mínimos o fundamentales, pocas sonrisas,…

  • Vivencias de desamor; no escuchar ni sentirse escuchado, poca ternura y cariño, relaciones sexuales dificiles, irritación,…

  • Vivencias de conflicto enquistado, ya sea por una separación o divorcio difícil o por una relación de dependencia.