Infantil y Adolescencia

terapia infantil_600

Los niños y niñas y los más jóvenes encuentran en la familia un lugar al amparo de las tensiones sociales. La familia supone el primer contacto social, grupal y vincular que promueve el proceso de desarrollo de la persona, actuando como referente y apoyo.

Cuando los más pequeños o los adolescentes tienen dificultades: desmotivación, agresividad, miedos,… la familia es la red de contención, por eso es importante contar con ella y qué todos participen.

De forma complementaria la terapia Gestalt, en concreto el modelo de Violeta Oaklander, centra el desarrollo saludable del niño y niña desde su funcionamiento armónico de sus sentidos, emociones e inteligencia.

Así el objetivo para cada etapa de la vida es ayudar a que cada persona adquiera un sentido de su ser en el mundo tanto individual como relacional. En la medida de sus capacidades asumirá la responsabilidad de los procesos que está experimentando en interacción con el contexto.

Dificultades que expresan los niños y las niñas y jóvenes:

  • Agresividad sin motivos aparentes; poca frustración, negatividad, oposición constante.

  • Problemas en las pautas básicas de alimentación, sueño y esfínteres.

  • Miedos mantenidos en el tiempo, ansiedad, angustia,..

  • Celos con expresiones intensas de angustia y necesidad de control.

  • Niveles de autonomía bajo, bajo rendimiento escolar, poca iniciativa,

  • Tristeza, desmotivación, autolesiones, ….

  • Dificultades en relaciones sociales con iguales o adultos; mentiras, aislamiento, desafíos, falta de respeto, mutismo, …